Los muelles se fabrican mediante el bobinado controlado y tratamiento térmico del acero. Para los muelles de torsión, se forma el acero en espiral, se aplica tratamiento térmico y se realiza un acabado. En el caso de los muelles de tracción, se selecciona un material resistente, se conforma y estira, seguido de tratamiento térmico.

.